Actualidad

Speciale Partito Democratico - AA. DD. (Il Mulino, Octubre 2022)

Noviembre 23 2022

La revista progresista Il Mulino nos propone un monográfico sobre el futuro del PD, principal partido de la izquierda italiana, a la luz de las recientes elecciones al país que han llevado a la extrema derecha por primera vez al poder después de Mussolini.

Las recientes elecciones italianas han dejado un sabor muy amargo a todos los demócratas. Ciertamente, la ultraderechista Gloria Meloni las ha ganado y el resultado de la izquierda (en general y con el PD a la cabeza) ha sido el peor desde 1948, pero varios factores matizan mucho esta victoria reaccionaria.

El primero es el de la baja participación (muy especialmente en el sur del país, en el mezzogiorno), que ha sido 10 puntos por debajo de la última convocatoria en las urnas, alcanzando sólo el 63,5% del censo en el conjunto del país.

El segundo es el del nuevo sistema electoral italiano, llamado Rosatellum bis, que por su naturaleza fuertemente mayoritaria prima mucho el primer partido en el número de escaños asignados y fuerza el establecimiento de coaliciones para llegar a la cabeza. Así, Fratelli di Italia (el partido de Meloni), con el 26%, obtuvo en la Cámara de Diputados 119 escaños (69 por la parte proporcional y otros 50 por la parte mayoritaria) mientras el Partito Democratico, segundo partido con el 19 %, obtuvo 69 (57 en la parte proporcional y sólo 12 más en la parte mayoritaria).

El tercero es el del voto absoluto porque la suma de los votos de todos los partidos de la coalición ganadora de derecha y ultraderecha sólo alcanza 12,3 millones mientras que la de las otras tres coaliciones juntas la sobrepasan en 1,5 millones.

La conclusión es que la victoria o al menos el acceso de Meloni al poder se hubiera podido evitar si el PD hubiera conseguido movilizar a parte de los abstencionistas y convertirse en el primer partido o, al menos, organizar una gran coalición desde el centro hasta a la izquierda (incluyendo a los antiguos disidentes del partido agrupados en el Tercer Pol y el Movimiento 5 Estrellas que sólo hace cuatro años había barrido y ahora ha sacado el 15%). Por eso, estas elecciones italianas tienen ese fondo de pesar que se añade a la decepción.

Y es en este contexto y en su doble condición de partido derrotado y al mismo tiempo de primer partido de la oposición durante la legislatura que comienza (una legislatura que puede ser tan corta como muchas de las de la democracia italiana) que el PD afronta un amplísimo debate interno y la atención de buena parte de la sociedad italiana, en el marco del Congreso “constituyente” que acaba de convocar tras la renuncia de su secretario, Enrico Letta, a seguir liderando el partido. Un Congreso que será largo (desde el 7 de noviembre de 2022, hasta el 12 de marzo de 2023) y complejo (con primarias en la Secretaría previa presentación de candidatos asociados a mociones programáticas, antiguo estilo PSF) en el que realmente se pondrá en juego la esencia (continuar con el liberal-socialismo de centroizquierda o apostar definitivamente por la socialdemocracia) y la estrategia (configurar un gran partido programático o ser el palo de pajar de una confederación de siglas) de la organización más importante de la política italiana.

El dossier especial sobre el PD que nos propone Il Mulino analiza todas estas cuestiones y quiere formar parte de este debate con la idea de ayudar, impulsando una reflexión tranquila pero rigurosa, a dibujar el mejor camino de futuro para izquierda italiana.  

CM

Luca DEMONTIS, Michele SALVATI, Andrea RUGGERI, Piero IGNAZI, Antonio FLORIDIA, Paolo POMBERIO, entre otros intelectuales y analistas políticos de diferentes generaciones y diferentes posicionamientos de izquierda, firman los artículos que forman el monográfico.

Speciali Partito Democratico - AA. DD. (Il Mulino, Octubre 2022)