Actualidad

Fiesta de la Rosa (25/9/2022)

25 septiembre 2022

Fiesta de la Rosa (25/9/2022)

Buenos días, compañeras y compañeros;

Buenos días, amigas y amigos;

Buenos días Gavà, buenos días Cataluña, buenos días España!

Bienvenidos, ¡bienvenido!

Muchas gracias, Gemma, alcaldesa, una vez más, por ser una magnífica anfitriona.

Muchas gracias, Jaime, por tu fuerza, por tu energía. ¡Juntos abriremos una nueva etapa en Barcelona!

Gracias, Lluïsa, por esa fuerza tranquila y serena del socialismo del Baix Llobregat. ¡La fuerza tranquila, la fuerza transformadora que tú representas también!

Y gracias, Santos. No eres el presidente, pero te queremos un montón. Te queremos muchísimo y eres muy bienvenido. Siempre has sido bienvenido y siempre lo estarás aquí, en Cataluña. Y claro que sí, mandamos un abrazo de cariño, ánimo, orgullo, nuestro presidente y nuestro secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. No estás hoy físicamente con nosotros, pero estás con nosotros. ¡Nunca has olvidado en Catalunya! ¡Nunca has olvidado a los trabajadores ya las clases medias y estamos muy orgullosos de tu tarea al frente del Gobierno!

Gracias a todas ya todos vosotros por estar hoy, aquí, por acompañarnos hoy, aquí, en esta gran fiesta de la familia socialista. Una fiesta abierta, en la que nos acompañan amigos y amigas que no son de nuestro partido. Y quiero dar una bienvenida especial al Secretario General de UGT, Camil Ros; al Secretario General de Comisiones Obras, Javier Pacheco; y al Secretario de Acción Sindical de USOC, Ángel Garrido.

Gracias por estar aquí, hoy, con nosotros, y gracias por su magnífico trabajo, su trabajo, por impulsar y conseguir una reforma laboral en España. ¡Los socialistas nunca fallaremos a los sindicatos cuando consiguen reformas que mejoren la vida de los trabajadores y los trabajadores! Gracias por estar hoy aquí con nosotros.

Un saludo también muy especial a las compañeras y compañeros de Tarragona, que pasaron ayer unos días muy complicados con unas inundaciones muy importantes. Gracias a Dios no hemos tenido que lamentar pérdida humana alguna.

Condenamos también, quiero hacer una condena, también, de los disturbios que hubo ayer en Barcelona. Esto no es divertirse. ¡No nos tomarán Barcelona! ¡La Barcelona abierta, Jaume, la Barcelona que sabe convivir, la Barcelona que sabe convivir, la Barcelona que mira hacia adelante! ¡Tolerancia cero con los violentos! ¡Tolerancia cero con los violentos!

Y quiero mandar también un abrazo al presidente de Canarias, Ángel Víctor que, la verdad, es que va de lío a lío, de problema a problema. Le quiero mandar un abrazo a él ya todos los canarios por esta tormenta tropical que, esperemos, no haga más daño a esta querida tierra española que a Canarias.

 

Compañeras y compañeros,

a la emoción de encontrarnos se le suma la emoción de hacerlo después de dos años en que no hemos podido celebrar esta fiesta. Años duros, muy duros. Años que nos han cambiado un poco la vida a todos. Años de pandemia.

No sabíamos lo que ocurriría al principio de la pandemia. No teníamos claro ni cómo ni cuándo venceríamos el virus. Había más incertidumbres que certezas.

Pero le hemos superado. Todos. Gracias a la sanidad pública. Gracias a los trabajadores esenciales. Gracias a la ciencia, que nos proporcionó vacunas. Gracias a la industria, que las fabricó. Gracias a la ejemplaridad de todos los ciudadanos que siguieron las recomendaciones de las instituciones. Gracias a las instituciones. En los ayuntamientos, que hicieron un magnífico trabajo. En las Comunidades Autónomas, que realizaron un magnífico trabajo. En Europa, que supo trabajar unida. Y, naturalmente, gracias también al Gobierno de España ya su presidente que lideraron la salida a esta situación tan complicada que vivimos.

Pero, sobre todo, lo superamos gracias a que nunca jamás perdimos ni la esperanza ni la confianza.

Nunca perdimos la esperanza. Nunca perdimos la confianza.

Tuvimos esperanza. No nos engañamos. Explicamos que confrontábamos una situación muy grave, muy incierta. Pero no nos derrumbamos. Nunca nos sentimos derrotados. No dejamos de luchar. Nunca dejamos de creer. Y nunca, nunca, nunca perdimos la confianza. Siempre tuvimos confianza en nuestras posibilidades como país, en nuestro talento, en nuestras instituciones, en nuestros valores.

Una alianza, la de la esperanza y la confianza, que es, amigas y amigos, invencible cuando se aplica un diagnóstico correcto y tiene un rumbo claro y acertado. El diagnóstico estaba claro: una pandemia de salud pública. Y el objetivo, el rumbo, también: salvar vidas.

Ahora volvemos a pasar por un momento delicado, complejo. El presidente ha estado esta semana en la Asamblea General de Naciones Unidas. Allí se ha vuelto a ver el momento complejo que estamos viviendo.

Un ataque a los valores europeos. No se respetan las fronteras por parte de algunos. No se respetan las vidas. No se respeta el derecho internacional. ¡Quieren volver algunos a la ley de la selva! ¡Al poder del más fuerte! No es eso, amigas y amigos.

Un ataque a los valores europeos del respeto al derecho internacional, del respeto a la vida, de solucionar los problemas hablando, que ha generado tres importantes crisis.

Una crisis alimenticia importante en el mundo.

Una crisis energética. Suben los precios de la energía.

Y una crisis del coste de la vida. Un incremento generalizado de los precios. Una crisis de inflación.

 Un ataque a nuestros valores que afecta a nuestras economías, a nuestras vidas, a la de todos los que estamos aquí. Descubrimos además que defender nuestros valores tiene un coste. Exige algunos sacrificios.

He hablado estos días con muchos ciudadanos, como lo he hecho muchos de vosotros que tiene también muchas responsabilidades. Empresarios, ciudadanos de a pie, autónomos, gente que se gana la vida trabajando cada día duro.

Constatamos, nos cuentan, que tienen incertidumbre. "¿Qué va a pasar?", nos preguntan.

Constatamos que están preocupados. “¿Qué debo hacer? ¿Qué debemos hacer en los próximos meses?”.

Constatamos que algunos tienen inquietud. Es verdad que dicen que las cosas han estado bien. Es verdad que en España hay más gente trabajando que nunca. Es cierto que el sector turístico, por ejemplo, ha tenido un verano muy bueno.

Pero vende incertidumbre y preguntan qué va a pasar.

Pues lo que va a pasar, amigas y amigos, es que, otra vez, lo superaremos. ¡Vamos a superar esta situación complejo y lo vamos a hacer con esperanza y confianza!

Ahora el diagnóstico también está claro: la defensa de nuestros valores europeos para controlar, éste es el objetivo, la inflación, los precios, y para garantizar que nadie quede atrás.

Esto es el gobierno de la gente.

Esto es el gobierno que está con la gente: garantizar que nadie quede atrás.

¡Ojo! Y allí no valen dramatismos ni lamentaciones. Mirad, nosotros, lamentablemente, no podemos elegir la realidad a la que nos enfrentamos. ¡Ningún gobierno puede elegirlo esto, la realidad que nos toca vivir!

Lo que sí podemos elegir, lo que sí depende de nosotros, de todos y cada uno de los ciudadanos, lo que sí está en nuestras manos, es elegir cómo respondemos a la realidad a la que nos enfrentamos. Qué políticas queremos aplicar para enfrentarnos a la realidad compleja a la que nos tenemos que enfrentar.

Y hay dos caminos. No hay tres ni cuatro. Hay dos: el de la derecha o el de la izquierda.

¿Cuál es el camino de la derecha? El del sálvese quien pueda. El del sálvese quien pueda. Bajar impuestos, dicen. ¿Alguien puede contarme qué hay de patriótico enfrentar territorios? ¿Alguien me puede decir qué patriotismo es el que enfrenta territorios de un mismo país? ¿Es esto ser patriota, enfrentar territorios? ¡Que aquí sabemos las consecuencias que esto trae!

¿Alguien me puede decir qué tipo de patriotismo es el de bajar los impuestos a los que más tienen y dejar olvidados a los que más necesitan nuestra ayuda en estos momentos? ¿Qué patriotismo es éste de que los españoles que más tienen se olvidan de los españoles que más necesitan, en estos momentos, políticas públicas?

No se patriótico enfrentar territorios. No es patriótico bajar impuestos a los que más tienen. Y hacer ambas cosas a la vez no sólo no es patriótico, sino que se frega la mala fe. ¡Rozar la mala fe!

El otro camino es el camino de la izquierda, de los progresistas, el de estar al lado de la gente, el de garantizar que nadie se quede atrás creando un Ingreso Mínimo Vital; haciendo una reforma, o apoyando una reforma laboral; garantizando el poder adquisitivo de las pensiones; haciendo gratuitos algunos servicios públicos como el servicio de cercanías; y poniendo – sí, poniendo – impuestos temporales y especiales a aquellos que tienen ganancias extraordinarias sin hacer nada distinto. Porque ese es el verdadero patriotismo, garantizar que nadie queda atrás.

Y, por cierto, en Italia, hoy, es eso lo que están escogiendo. ¿Qué camino quieren para responder a esta situación? ¿El de la derecha – allí ultraderecha – o el de la izquierda? Caro Enrico, Carissimo Enrico Letta, siamo con voy. Los socialistas catalanes y españoles estamos como Enrico Letta porque él representa hoy el camino de la izquierda, el camino que no deja a nadie atrás.

Sentimos orgullo de la respuesta que está dando el Gobierno de España y el presidente Sánchez a esta situación compleja, como enorgullecemos de la presencia de socialistas catalanes en el Gobierno de España. ¡Sentimos orgullo, estamos orgullosos, que Miquel Iceta y Raquel Sánchez se sienten en el Consejo de Ministros! ¡Sentimos orgullo del trabajo que Miquel Iceta y Raquel Sánchez hacen en el Gobierno de España trabajando por la cultura y el deporte, trabajando por unas infraestructuras adecuadas en Catalunya!

Cómo sentimos orgullo del trabajo que hace Eva Granados,

cómo sentimos orgullo de Meritxell Batet,

cómo sentimos orgullo de Antonio Poveda, de Pepe Zaragoza, de Montse Mínguez, de Francisco Vallès, de Raül Blanco, de todos y cada uno de los diputados socialistas y senadores socialistas en Madrid.

Y orgullo del liderazgo del Presidente Sánchez al frente de un gobierno que ha sabido responder a momentos complejos como el de la pandemia y que sabe responder a momentos complejos como el que estamos viviendo.

Como también sentimos orgullo de la respuesta del Gobierno de España, de la política del Gobierno de España hacia Cataluña.

Orgullo de la apuesta por el reencuentro.

Orgullosos de la apuesta por la política del respeto.

Y orgullosos de la apuesta decidida por el diálogo. Diálogo, diálogo y diálogo para negociar y llegar a acuerdos. Diálogo que también queremos abrir en Cataluña, señor Aragonès. Predíquelo mucho, nosotros también lo hacemos. ¡Practíquelo en Catalunya, que no pasa nada! ¡Abrimos un diálogo en Catalunya, es muy saludable! Lo mismo que practica usted en Madrid practiquelo en Cataluña con el primer partido de Cataluña, que es el Partit dels Socialistes de Catalunya.

Y estos días, en unos días, pronto cumplirá cinco años, amigas y amigos. Cinco años que vivimos el momento más álgido en Cataluña del enfrentamiento, de la división, de un cierto desgarro en la sociedad catalana.

Fueron años muy duros.

¿Cuántos alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas, diputados y diputadas, no pasaron momentos muy complicados hace cinco años?

Años que no queremos repetir porque no trajeron nada bueno a Cataluña.

Amigas y amigos, hay poco que celebrar y hay mucho que reflexionar. ¡Hay poco que celebrar y hay mucho que reflexionar!

Este quinto aniversario es momento de reflexión. Es más, un momento de reflexión que de celebración. Invito a la sociedad catalana, también en la sociedad española, a reflexionar.

A reflexionar por no repetir errores.

A reflexionar por avanzar. Para avanzar, no para ir hacia atrás, para avanzar.

Y a reflexionar para buscar el camino del reencuentro. Para reencontrarnos.

Y también, hace cinco años, fue con esperanza y confianza que superamos aquellos momentos tan complicados. Y también ahora, con esperanza y confianza, encontraremos el camino acertado.

Esperanza en que hay un camino amplio, muy amplio, en el que cabemos todos. Siempre tenemos en Tarradellas presente: “Catalunya es lo suficientemente grande para que quepa todo el mundo y demasiado pequeña para que sobre alguien”.

Un camino, amigas y amigos, en los que no sobra nadie. Venga de donde venga y piense lo que piense, nadie sobra en ese camino amplio que nosotros queremos.

Y confianza en que sabremos encontrar justamente ese camino, el del reencuentro mediante el diálogo. Mediante un diálogo, insisto, que también queremos entre catalanes.

Los socialistas queremos realizar, con toda la sociedad catalana, este camino, el del reencuentro.

El del catalanismo constructivo.

El del catalanismo inclusivo.

El camino del autogobierno.

El de la defensa de nuestras instituciones.

Cataluña no merece un conflicto crónico y paralizante en el gobierno de Cataluña.

Cataluña no merece que este conflicto se extienda al Parlament de Catalunya.

Cataluña merece un Parlamento con una presidencia con todas las funciones plenas y reconocidas

Un camino que es un camino amplio, que es lo que conduce a una Cataluña próspera formando parte de una España plural y diversa. Un camino que defiende nuestra personalidad política. Que defiende el catalán. Pero, para nosotros, defender el catalán no es atacar al castellano, que tenemos también como una lengua querida aquí, en Cataluña, y hablada por muchos de nosotros. ¡Son cosas distintas! Defender el catalán no es atacar al castellano.

Y ayudaremos, estamos trabajando y ayudaremos, a construir ese camino. Estamos ya construyendo ese camino. Un camino alternativo al que vemos hoy en las instituciones.

Una alternativa, un camino alternativo, a un gobierno dividido, enfrentado y paralizado, y lo haremos con nuestras ideas, nuestra fuerza, nuestro poder.

Y nuestro poder es el poder de la rosa.

Es el poder de la rosa el que vemos en los ayuntamientos, con esa fuerza tranquila que transforma año tras año, día tras día, pueblos y ciudades de Cataluña.

El poder de la rosa es el símbolo de nuestras ideas. De las ideas de libertad, fraternidad e igualdad.

Menos crispación y más rosas.

Menos banderas y más rosas.

Menos gritos, más acordes y más rosas.

Menos desigualdades y más rosas.

El poder de la rosa es también el poder de la unidad. La rosa une a todos los catalanes cada 23 de abril. Menos banderas, más acordes.

Y el poder de la rosa es también el símbolo de una forma de hacer política. La que hemos practicado durante muchos años los socialistas catalanes y las que queremos volvernos aquí aquí a comprometer a seguir practicando los próximos años.

Una forma de hacer política que la resumo en seis cosas que debemos dejar de hacer y seis cosas que debemos obsesionarnos en estos momentos en Cataluña.

Debemos dejar las discusiones estériles. Son por los demás, no son por nosotros. Enfocarnos en los problemas de la gente, de la ciudadanía.

Debemos dejar la política de la desestabilización permanente. Los socialistas no estamos para desestabilizar ni para empobrecer a las instituciones.

Debemos dejar de tener prisa. Nosotros no tenemos prisa por nada. ¡Catalunya tiene prisa! Los socialistas queremos respetar los tiempos políticos. No tenemos prisa.

Debemos dejar de ofender. En el lenguaje político, en nuestras actitudes, en nuestra forma de comportarnos. Cuánto bien se haría en la política catalana si fuéramos capaces de no ofendernos. Ni con el lenguaje ni con las actitudes.

Debemos dejar, o no debemos tener miedo a tomar decisiones. ¡Gobernar es decidir, y quien tenga miedo a tomar decisiones para hacer infraestructuras en Catalunya, para impulsar proyectos, no está preparado para gobernar! Los socialistas no tenemos miedo a decidir.

Y debemos dejar de fomentar la antipolítica. Porque la política es la que nos sacó de la pandemia y la política es la que nos va a sacar del momento que estamos viviendo ahora complicado. No es el discurso de la antipolítica un discurso que los socialistas fomentamos.

Y debemos hacer seis cosas. Ya estamos haciendo seis cosas, pero debemos obsesionarnos en hacer seis cosas.

Primero, estar con la gente. Siempre con la gente. Con los ciudadanos, con las ciudadanas, barrio a barrio, ciudad a ciudad, pueblo a pueblo. Estar con la gente para escuchar las demandas de la ciudadanía.

La política es un ejercicio de escucha. Escuchar al reunirse con asociaciones de vecinos, con entidades, con trabajadores, con sindicatos, con empresarios, escuchar, escuchar y escuchar.

En tercer lugar, debemos ir a los sitios. Nosotros no somos los de la política del despacho. Los nosotros alcaldes van a los sitios, confrontan la realidad. Ven con sus ojos, huelen con su nariz lo que está pasando en cada barrio de Catalunya. También en los barrios más difíciles.

Por, en cuarto lugar, hacer propuestas. No decimos a todo que no, ni decimos que no o que sí en función de quien hace la propuesta. Decimos que no o decimos que sí en función no de quien lo propone sino de lo que se propone. Y hacemos propuestas constantemente para mejorar ciudades, para mejorar pueblos y para mejorar Cataluña.

Debemos dialogar. Somos el partido del diálogo. El partido que no tiene miedo a contrastar sus ideas. El partido que no teme incorporar argumentos de los demás. El partido que no tiene miedo a contrastar su proyecto donde esté, en cada pueblo, en cada ciudad, en cada Comunidad Autónoma, y ​​también en España, no tenemos miedo a dialogar por contrastar.

Y debemos unir. Debemos unir. La prueba del nueve de nuestras políticas debe ser hacernos esta pregunta: eso que proponemos en Cornellà, en Sant Boi, en Granollers, en Mollet, en Tarragona, en Lleida, en Girona, o donde sea, esto une a estos pueblos , une Cataluña, o divide? Es momento de unir, de unir a los catalanes.

Y el poder de la rosa, el poder que hoy se reúne aquí, en Gavà, en esta fiesta del socialismo catalán, simboliza todo esto. Simboliza el poder del progreso, simboliza el poder de avanzar, simboliza el poder de unir.

Amigas y amigos, compañeras y compañeros, gracias por estar aquí.

Ésta es nuestra fuerza, éste es nuestro poder, estos son nuestros candidatos y candidatas y aquí estamos para formar, para construir y para ayudar a que Cataluña avance ya que España avance.

Muchas gracias, enhorabuena y hasta pronto, amigas y amigos.

Acto político de la "Fiesta de la Rosa del PSC 2022"
Fiesta de la Rosa 2022
Álbum en el Flickr del PSC