Actualidad

Acto en Mataró (29/04/2024)

29 abril 2024

Salvador Illa, Alícia Romero y David Bote en Mataró
intervención de Salvador Illa en el acto de campaña en Mataró

Muchísimas gracias.

Buenas tardes a todas ya todos y, en primer lugar, agradecerles a todos ustedes su asistencia a este acto, que hayan decidido dedicar una parte de su tiempo a asistir a este acto que hacemos hoy aquí, en Mataró, en un día que hemos dedicado en buena parte al Maresme, para escucharnos, para que nos podamos contar ante ustedes de cara a estas elecciones al Parlament de Catalunya que tenemos convocadas para el 12 de mayo.

Muchas gracias David, alcalde, por tus palabras, por tu acogida, por tu trabajo. Es espectacular, y lo digo con cierto conocimiento de causa, porque he pisado a Catalunya. La transformación que se ha realizado en Mataró. Esto nunca es obra ni de una única persona ni de un único mandato. Una obra de transformación como Mataró es siempre un proyecto colectivo persistente a lo largo del tiempo.

Eres heredero del trabajo de anteriores alcaldeEs socialistas – Joan Majó, Manel Mas, Joan Antoni Baron, quienes también saludo y agradezco su asistencia en este acto. Y tú eres continuador de esa labor con un equipo. Ésta es la fuerza de nuestro proyecto, que es un proyecto colectivo en todas partes, también aquí, en Mataró.

Muchas gracias, Alicia. Para mí también ha sido un placer trabajar contigo, también con Elena, con todos los diputados y diputadas.

Alicia es la frescura de la política. Es la espontaneidad reflexiva. Y Alicia tiene las cosas pensadas, trabajadas, pero las dice con espontaneidad, con frescura, y eso se agradece mucho. A veces se dice de los políticos que tenemos – una expresión que quizás han oído alguna vez – lenguaje de madera. Quiere decir que decimos las cosas con frases complicadas, largas, con palabras esdrújulas. Y Alicia es todo lo contrario: es un lenguaje directo, fresco, con un tono de espontaneidad y, por tanto, de sinceridad. Y yo estoy muy orgulloso de que haya formado parte de nuestro equipo y figure en lugar destacadísimo de nuestra candidatura, del equipo de mujeres y hombres que nos presentamos para abrir esta nueva etapa en Cataluña. Por tanto, muchas gracias.

Y hoy, un día de lluvia que ya agradecemos, porque nos conviene que llueva, que siga lloviendo. Nos hace un poco más incómodo hacer algo pero estamos contentos de que llueva. Pero fue un día, sobre todo, intentos. Intenso porque estábamos pendientes, después de cinco días de reflexión, de la decisión del presidente del Gobierno.

Compañero. Así nos llamamos entre socialistas. En mi caso, también, de amigo, del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que estamos contentos de que haya decidido, después de un período de reflexión – que ha dado a conocer, para ser más exactos, a la mayoría de la ciudadanía española su lado más humano, yo tengo el privilegio de haber conocido ese vertiente más humano por lo que compartimos en la pandemia y que nos unió de una forma un tanto especial, y he podido apreciar esta vertiente suya. Pero la gente, a veces, tiende a pensar que no tenemos un lado humano, y quizás estos días se ha visto este lado más humano, también su vocación política, pero con un límite. La gente decía "este hombre, Pedro, para estar en el poder cualquier cosa". Pues no, hay un límite.

Y yo estoy muy contento con que haya decidido continuar al frente del Gobierno.

Estoy contento porque es una garantía de seguir avanzando en lo económico, de seguir progresando, de que España y también Cataluña sean generando prosperidad.

Estoy contento porque es una garantía, este gobierno que él preside, de avances sociales, graduales, pero de avances sociales como los que ha habido. Antes nos recordaba a algún David, estos últimos años.

Estoy contento porque también es una garantía de que la política desplegada en torno a Catalunya va a seguir. Y es una política que ha tenido momentos de dificultad, que ha requerido de decisiones valientes, incómodas muchas veces, duras, difíciles, pero que está dando, al menos a mi juicio, sus frutos. Estamos mucho mejor hoy que como estábamos hace tiempo, porque creo que, además, va a ser el mejor aliado, Pedro Sánchez y su Gobierno, de Cataluña.

Pero sobre todo estoy contento porque seguiremos contando con él. Con su determinación, con su liderazgo, con su valentía, para seguir defendiendo una concepción de la política que yo comparto, que entiende la política como un servicio público, como una vocación por intentar mejorar, sea humilde, la vida de los ciudadanos, que en sociedades plurales y diversas como la nuestra no son únicos, hay distintos modos, distintos enfoques, distintos planteamientos de cómo mejorar la vida de los ciudadanos y que, en sociedades, además, plurales y diversas, democráticas, otorgamos la decisión última a los ciudadanos cuando votan periódicamente en las elecciones como las que tendremos el 12 de mayo.

Pues para defender esta concepción de la política como servicio público, seguiremos contando con Pedro Sánchez.

Ha conseguido, a mi juicio, su decisión, su reflexión y su decisión ha conseguido ya algo muy importante, y es que se abre en el conjunto de la sociedad una reflexión colectiva. La reflexión colectiva sobre la naturaleza de la política y que mucha gente se haya sumado a esta reflexión, no sólo desde nuestro partido político sino desde otros ámbitos – ámbito del periodismo… – para decir que, efectivamente, existen límites. Que hay líneas rojas. Y que la política no es la conquista del poder a cualquier precio. No puede basarse en esto ni consiste en esto. Y esto es muy importante. Esta reflexión es el primer paso necesario para que digamos no a una determinada forma de hacer política que no respeta ni al adversario ni respeta las normas ni los procedimientos.

Y de eso va también, de eso en parte también van las elecciones al 12 de mayo. Qué política queremos, también, aquí, en Cataluña.

¿Queremos una política entendida como un servicio público o queremos una política entendida como ocupar y estar en el gobierno al precio que sea?

Nosotros hemos defendido siempre, hemos intentado aplicar siempre, la política entendida como servicio público. Y esto significa básicamente 5 cosas.

  1. Primero, respeto.
    1. Respeto por los tiempos. Cuando toca gobernar, se debe dejar a aquellos que han obtenido la confianza por los procedimientos acordados de la ciudadanía que gobiernen y no tropezar ni estorbar, intentar si se puede ayudar, que es lo que hemos intentado hacer con el Govern de Catalunya.
    1. Respeto al lenguaje político, que debe ser un lenguaje cuidadoso. No significa que no pueda ser contundente. Debe serlo a veces. Pero debe ser un lenguaje educado, cuidadoso.
    1. Respeto a los ciudadanos, no faltando a la verdad, no diciendo las cosas a medias. Tratando a la ciudadanía como lo que es: una ciudadanía adulta, madura, que quiere conocer las cosas para realizar sus propias valoraciones.
    1. Y un respeto sobre todo por el adversario, que se refleja de algún planteamiento diferente en una sociedad plural y diversa. Para mí también es clave, en político.
  2. En segundo lugar, proponer, no sólo criticar. Hace años que se ha puesto demasiado de moda de la crítica. Nosotros somos partidarios de la política de la propuesta, del respeto en lugar del ataque y de la propuesta en lugar de únicamente la crítica.
  3. Defendemos también la política del contraste de planteamientos, de comparar. “Mire yo lo veo así”, otro lo ve de otro modo, contrastamos. Por eso somos amigos de hacer tantos debates como sea posible. Haremos 5 en esta campaña electoral. Son debates que no son cómodos a veces, somos 8 diferentes, pero es importante contrastar y que puedan valorar a los ciudadanos los diferentes puntos de vista. Del contraste, no de la confrontación, que es irse a pelear para irse a pelear.
  4. Diálogo. No monólogo, diálogo. Una vez hemos hecho nuestras propuestas y las hemos contrastado, sentarnos, dialogar, escuchar el planteamiento del otro y exponer, con argumentos, tu planteamiento aceptando que puede ser enriquecido por aportaciones fruto de un diálogo, no de un monólogo . Esos que sólo hablan con quienes piensan cómo ellos no enriquecen la conversación pública, la empobrecen.
  5. Y, por último, acordar. Llegar a acuerdos. Siento estos días otros candidatos que hablan mucho de amenazar, de exigir. No, nosotros somos de acordar, cómo se hace la política si no está llegando a acuerdos con otros adversarios políticos, con la ciudadanía, con instituciones de la sociedad civil, con otros gobiernos… las grandes cosas han sido fruto de acuerdos. Los importantes progresos han sido fruto de acuerdos.

Ésta es la política que nosotros defendemos y que hemos llamado política útil: una política respetuosa, propositiva, que contrasta sin ningún complejo con otros planteamientos, que dialoga y que llega a acuerdos. Política útil. Es la que hemos intentado desarrollar en Parlament de Catalunya, construyendo una alternativa en el lugar que nos asignaron los ciudadanos de Cataluña y es la que quisiéramos ahora que pudiéramos llevar al Gobierno de Cataluña.

Porque nos parece que Catalunya debería abrir un nuevo tiempo. Hablamos de la tercera gran transformación de Cataluña desde la recuperación de la democracia. La primera se produjo en los años 70, 80 y 90. Consistió en el desarrollo del autogobierno de Catalunya, también las bases del municipalismo en Catalunya, que aquí en Mataró tenemos un ejemplo clarísimo de los frutos que ha dado. Hubo muchos acuerdos en esa etapa entre las formaciones políticas troncales. Tuvo un papel destacado, no me sabe mal decirlo, Jordi Pujol. También nuestra formación política. Extendimos la mano. Pactamos educación, sanidad e infraestructuras. Podríamos decir que la culminación de esta gran transformación fueron, en cierto modo, los Juegos Olímpicos de Barcelona. Exponer, explicar, exhibir lo mejor de Cataluña en el resto de España y el mundo.

La segunda gran transformación vino de la mano de los presidentes Maragall y Montilla. Estuvo muy centrada en la expansión de las políticas sociales. Decíamos Mossos, maestros y médicos. Seguridad, educación y sanidad. Ley de Barrios, pacto con los ayuntamientos.

Hubo mucha crítica en aquellos años de gobierno Maragall i Montilla. El tiempo da una perspectiva diferente, creo que más justa, en el trabajo que se hizo, y hoy muchos añoramos esos años.

Y después han venido 10 años, yo digo perdidos y se me enfadan y no quiero ofender a nadie. Dicen "no es verdad". Puedo decirlo más cuidadosamente. 10 años en que Cataluña ha estado muy por debajo de lo que podemos hacer. Hemos conducido a 40 por hora y podríamos ir a 80, el doble. Muy por debajo de lo que Catalunya puede hacer, debe, merece hacer. Y por eso digo que son 10 años perdidos, porque no hemos hecho todo lo que podríamos y debemos exigirnos hecho.

Estos años han tenido dos formaciones políticas gobernando Cataluña: Junts per Catalunya, con diferentes nombres, y Esquerra Republicana. Y 4 presidentes. Yo quiero recordar que ha habido 4 presidentes. Presidente Mas, presidente Puigdemont, el presidente Torra y el presidente Aragonès. Diez años, dos formaciones políticas, cuatro presidentes.

Y un balance que no es bueno. Estamos mirando hoy el cielo y orando para que siga lloviendo porque no estamos preparados para afrontar una sequía, que es verdad que es una sequía muy importante y es verdad que Catalunya puede estar preparada para hacer frente a esto.

Pero en educación estamos en la cola de España cuando habíamos sido líderes. En energías renovables, habíamos tenido también posiciones de liderazgo. Estábamos hace diez años en el 15% de aportación al mix energético de energías renovables y, hoy, seguimos al 15%. Y España ha superado el 50%. ¿Acaso tienen algo diferente en Navarra, Aragón o en Valencia para hacer mejor la energía renovable que nosotros, que Cataluña? ¿Acaso no sabemos decidir dónde poner energía eólica o energía solar? ¿No somos capaces de llegar acordes con los lugares que tienen las condiciones de viento o sol? ¿Debemos ser dependientes en materia energética de otros territorios? ¿Y queríamos no sé qué? ¿En 10 años no hemos podido hacer nada? ¿Tanto nos cuesta decidir poner la energía eólica en el único lugar que tiene condiciones para hacerlo en el marco, que es el golfo de Roses?

En materia de seguridad, efectivamente, hemos ido atrás. Y en alguna ocasión se ha puesto en cuestión el principio de confianza, que es fundamental hacia los agentes de seguridad, hacia los mossos d'esquadra, poniendo en cuestión qué defensa tendríamos desde un punto de vista jurídico. Y tenemos hoy que la encuesta de seguridad da los peores registros desde que se empezó a realizar a finales de los años 90.

Pero en materia de infraestructuras tampoco hemos sido capaces de tomar decisiones. Aquí es casi obligado mencionar lo que se llamaba el cuarto cinturón y que le hemos cambiado el nombre tantas veces. Yo recuerdo tantas veces, el año 95, elalcalde Romà Planes, mi primer mentor político, asistiendo a la inauguración del primer tramo Mataró – La Roca del Vallès de lo que se llamaba el cuarto cinturón. Seguimos aún sin decidir por dónde pasa. Es una infraestructura que comunica el Maresme, los dos valleses y el Baix Llobregat, los territorios que mayor prosperidad generan en Cataluña. ¿No sabemos hacer vías de comunicación haciendo hechas, respetuosas con el medio ambiente? ¿Alguien tiraría atrás hoy con el Túnel de Parpers? ¿Alguien imagina que no estuviera hecho? Hoy costaría hacerlo con los criterios de indecisión que presiden estos últimos gobiernos. Ya no digo el aeropuerto. Sí, deben tomarse decisiones, y pueden tomarse y tomarse con los máximos estándares de respeto medioambiental, pero se deben tomar decisiones en materia de infraestructuras.

O en materia de sanidad. La sanidad, que tanto hemos apreciado en la pandemia, hace 4 años estábamos en un contexto completamente diferente, pero requiere tanto más recursos como más reformas.

Un balance negativo. Diez años perdidos en el sentido de que hemos estado muy por debajo de lo que deberíamos ser. Por eso proponemos abrir una nueva etapa. Un nuevo tiempo por esta tercera gran transformación que definimos con dos verbos: unir y servir.

Pensamos que es momento de unir, subrayar lo que une a los catalanes. ¿Por qué? Pues porque vivimos un cambio sistémico en el mundo. Un cambio muy de fondo, de esos que se producen una vez cada 100 años, que no son de cada década. En materia geopolítica sólo hay que ver cómo está en el mundo: guerra en Ucrania, todo lo que ocurre en Oriente medio; económico, toda la generación de prosperidad que ha habido en los últimos 40 años, que se ha generado mucha prosperidad en el mundo, colapsó con la gran recesión de 2008 porque no se ha repartido bien esta prosperidad y los economistas dicen que esto no puede funcionar esto. Se está haciendo una reflexión sobre cómo generar prosperidad pero repartirla de una forma más equitativa, más justa a nivel medioambiental. Somos 8.000 millones de personas en el mundo, si no tenemos cuidado dejaremos un planeta que tendrá unas dificultades para las generaciones futuras.

Y cambio tecnológico. Impresionante los cambios tecnológicos que existen, impresionantes. Quien hubiera pensado hace 10 años que con un teléfono como el que tenemos en el bolsillo podríamos hacer lo que hacemos hoy en día. Cambios tecnológicos impresionantes.

En medio de ese cambio sistémico no podemos separarnos. Ningún país que tenga un mínimo de unidad saldrá adelante. Y cuidado: el marco de unidad, el marco político, el espacio político relevante para afrontar esto con mínimas garantías es el europeo. 400 millones de ciudadanos. Es la masa crítica mínima para poder tener peso, para poder ser escuchado y, por tanto, nosotros queremos poner énfasis en esto, en lo que nos une, que nos hace sentir parte de un mismo país, Cataluña.

Y queremos hacerlo, además, implicándonos en la mejora de España.

Unir. Dejar de persistir, como desde nuestro punto de vista hacen algunos, en unos a un lado y otros a otro lado.

Y pensamos que lo que puede unir a los catalanes es los servicios públicos. Por eso decimos "servir". Poner los servicios públicos como primera prioridad de Cataluña.

Servicios públicos para hacer dos cosas: para seguir generando prosperidad - reforma de la administración, haciendo infraestructuras, mejorando la financiación de Cataluña - y para mantener una cohesión social y territorial del país, con una educación que llegue a todo el mundo, con una sanidad que llegue a todo el mundo, con unas políticas sociales que garanticen que aquel que pasa por un mal momento en su vida no queda retrasado, que existe una administración pública, un Estado del Bienestar que se ocupa de que pase ese mal momento y le da herramientas para rehacer su proyecto vital.

Servicios públicos. Unir y servir. Esto es lo que planteamos nosotros, y planteamos hacerlo con un autogobierno de Cataluña que recupere su prestigio. Que Cataluña vuelva a venir a visitarnos gente de toda España y Europa para que quiera ver cómo enfocamos la educación, o cómo planteamos la reforma de la sanidad, o cómo encaramos la construcción de infraestructuras adaptadas a los 8 millones de catalanes con respeto al medio ambiente, o como en materia de energía renovable damos un empujón y nos ponemos de nuevo a la cabeza, como ocurría cuando fui hace un año y pico a Portugal, el primer ministro Antonio Costa, que me decía “he venido a Barcelona ya Cataluña a aprender las políticas de vivienda que ustedes hacían, cómo organizaban la movilidad en la ciudad”. Venían a ver cómo hacían las cosas aquí, éramos ejemplo de cómo hacer las cosas.

Nosotros queremos recuperar esta excelente Cataluña, con políticas públicas excelentes, con un autogobierno de excelencia. Y no queremos irse de ninguna parte. Queremos ir a ayudar a construir una España plural y diversa que es la que representa, desde nuestro punto de vista, de forma inmejorable a Pedro Sánchez. Por eso formamos parte del Gobierno de España. Por eso queremos tener compañeros y compañeras con otras instituciones del Estado, para ayudar a construir esta España plural y diversa. Mejorable, claro que sí. En ese momento, por cierto, con un combate mucho fondo del que se encamina.

Por eso era muy importante la decisión que tomara hoy, que continuara el compañero, amigo y presidente del Gobierno de España al frente de ese modelo de España. Y aquí nosotros queremos ayudar y estar presentes en Europa, tener muy presente el marco europeo, el espacio público europeo que es muy relevante en todos los ámbitos de la política. Política monetaria, política fiscal, política migratoria, política de seguridad, política energética, cada vez más en política sanitaria – suerte de ir juntos, los europeos, para poner en marcha un programa de vacunación que fue la autopista de salida a la pandemia –.

Pues estar presentes aquí. Sin querer estirar más el brazo que la manga, pero estar presentes, haciéndonos escuchar cómo habíamos hecho no hace tanto tiempo, como hacen otras regiones de Europa.

Éste es nuestro planteamiento. Un autogobierno fuerte, excelente, en una tercera nueva etapa de transformación en Cataluña uniendo y sirviendo a los catalanes, implicándonos en esta España plural y diversa y estando presentes en Europa.

Y hemos ido haciendo anuncios y hemos ido avanzando cosas concretas. Por ejemplo, que lo primero que queremos hacer es una auditoría no para escarbar, no para mirar… sino para hacer una foto de dónde estamos y, sobre todo, de hacia dónde debemos ir, qué hacer para mejorar los servicios públicos.

Cataluña tiene unos servidores públicos excelentes. No me lo deben contar, lo he visto. Ahora deben tener una dirección, una organización, unas herramientas para poder realizar el trabajo. Saber dónde estamos y qué hacer para mejorar, para recuperar.

Nos hemos comprometido a realizar viviendas, a construir viviendas. Calculamos que hacen falta en Cataluña 200.000 aproximadamente, y deben construirse en lugares concretos, en ciudades concretas, y por tanto queremos hacer un pacto con los ayuntamientos para decidir dónde se ponen, teniendo muy presente también la política de movilidad. No podemos hacer las viviendas si no existe una movilidad asociada que permita a las personas que vayan a vivir desplazarse a su puesto de trabajo, estudio u ocio. Y queremos reformar la Ley de Urbanismo para reflexionar de nuevo sobre cargas y beneficios, con un pacto también con el sector privado, para que se puedan construir estas viviendas. Y sí estamos de acuerdo con, puntualmente, hacer políticas de control de precios. Pero debemos hacer las viviendas.

O en materia de seguridad. Necesitamos más mossos, sí. Y debemos poner números. Lo que se acordó en la Junta de Seguridad - acuerdo, sí - 22.000 mossos en el año 2030. Nosotros queremos ir más allá: 530 cada año, limpios, sin contar jubilaciones.

Hemos dicho que crear también una unidad especial como han hecho muchos ayuntamientos. Muchas policías locales han creado unidades especiales para abordar problemas concretos, como las ocupaciones ilegales o redes de criminalidades que requieren actuaciones específicas. Vamos a realizar una Comisaría General de la Mujer que tenga una mirada integral. También hemos hecho propuestas en esto.

O en materia de infraestructuras. La B-40 debe hacerse, el cuarto cinturón debe hacerse. No podemos dar tantas vueltas a las cosas.

O la reforma de la administración, o en materia de educación nos hemos comprometido a desarrollar políticas.

Pero hoy quiero referirme al Tecnocampus, eso que decía David que algunos pensaban que era hacer volar palomas y que hoy, ya hace años, es una realidad fruto de tener un proyecto pensado. Quiero referirme a otro ámbito que nos piden muchos empresarios.

Hoy estaba en Pineda con elalcalde, y hemos hecho una comida de trabajo con un conjunto de empresarios, y en la mesa que estaba sentado yo había tres empresarios muy ponentes, exponente de la potencia de Cataluña uno del ámbito de la música en vivo, otro de ámbito del turismo y otro del ámbito de los animales de compañía. De ámbitos muy distintos, dos de los tres de primera generación y el otro de tercera, generando mucha prosperidad. Y te dicen: "yo lo que quiero estabilidad", y lo segundo que te dicen es: "queremos talento".

En Cataluña hoy, de las profesiones que se llaman STEM, cada año salen a Cataluña unas 28.000 personas formadas en este ámbito. Debe multiplicarse por dos. Hoy he tenido una conversación con el ministro Escrivá, que es un muy buen amigo mío, y me lo decía: “he estado en Nueva York y allí en los últimos años se ha doblado el número de gente que sale de las universidades con estas formaciones”.

Y esto debemos llegar un acuerdo. Y me decía Alicia, que es la que se ocupa de estas políticas, debemos marcarnos un horizonte y es un compromiso que alcanzamos hoy y es que, progresivamente, llegar a dedicar el 1% del PIB de Catalunya en el ámbito de las Universidades y de la Investigación. Ahora estamos más o menos en mitad de eso. Intentaremos hacerlo en un mandato. Pero, al menos, sí existe el compromiso de iniciar este camino con persistencia, acorde con las universidades. Poner recursos en el ámbito de la enseñanza superior, de las universidades. Crear talento.

Y para conseguir que haya más vocaciones, más estudiantes de estas disciplinas STEM, debe empezarse en la enseñanza primaria. Porque aquí también hay un ámbito de trabajo para que las chicas se dediquen a ello. Y se comienza por la enseñanza primaria, educando, fomentando a las chicas que tengan facultades para ser científicas, para ser ingenieras, para ser técnicas, para estudiar carreras tecnológicas puedan dedicarse a ello. Por tanto, aquí también hay un compromiso para hacer esta Cataluña que nosotros queremos.

Éste es nuestro planteamiento, abrir esta tercera gran transformación de Cataluña, iniciar esta nueva etapa, uniendo y sirviendo a los catalanes, con un autogobierno excelente, comprometidos con la mejora de una España plural y diversa, presentes en Europa y con todo esta serie de propuestas que hemos ido desgranando y que seguiremos explicando estos próximos días.

Y para ello lo que estamos pidiendo es apoyo, confianza. Estamos dirigiéndonos a la ciudadanía pidiendo la confianza de los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña. Con todo el respeto, dándonos todo el tiempo para que puedan valorar, contrastar, pero pedimos su confianza.

Y le pedimos además no sólo a aquellas personas que pueden tener un enfoque político más similar al nuestro, que compartan una forma de pensar socialdemócrata y que habitualmente nos dan confianza. Éstos por supuesto. Pero también nos dirigimos a personas que no lo han hecho últimamente, o incluso a personas que nunca lo han hecho. Digo más, que lo han hecho en otras formaciones políticas, más a la izquierda o más a la derecha o más moderada que nosotros pero que ven que, efectivamente, no vamos bien o que podemos ir mucho mejor, que debemos ir mucho mejor.

Estamos en un momento crítico. Cambio sistémico que reparten las cartas al mundo y que no podemos tener dependencia energética de otros territorios, y que no puede que nos falle el agua, que también afecta a nuestra economía, y que no puede que en la educación nos quedamos atrás. Y que quieren que se hagan las cosas distintas.

Nos ofrecemos con la credibilidad que podemos merecer, con nuestra forma de hacer política, pero con nuestro convencimiento. Y decimos que aquí, venga la gente de donde venga, hable la lengua que hable, piense lo que piense gobernaremos por todos.

Y por eso pedimos bastante. Queremos mucho porque queremos un gobierno fuerte que pueda generar estabilidad y que pueda tomar decisiones que a veces no serán sencillas, pero que son el único camino para avanzar. Con una Cataluña que la vemos con mucha energía, en el ámbito empresarial, en el ámbito académico, en el ámbito cultural, en el ámbito deportivo, en el ámbito de la sociedad civil, es importantísimo la tarea que hace el tercer sector. He ido a Premià y me he reunido con compañeras y compañeros que están en el ámbito del tercer sector social. Es impresionante su trabajo. Que encuentren acompañamiento.

Por eso queremos un gobierno fuerte y por eso pedimos fuerza para gobernar. Y es lo que le pido a todos ustedes, que nos den fuerza para gobernar.

Gracias por escucharnos y adelante.