La Reforma Federal del PSC

Definir Cataluña como nación e incluir el Estado plurinacional en la Constitución. Reconocimiento, Reglas, Recursos y Representación.

Imatge il·lustrativa de 'La Reforma Federal del PSC'

En un mundo de soberanías compartidas y ante los nuevos retos a los que se enfrenta Cataluña, desde el punto de vista nacional, económico y social en un contexto de crisis económica y mala gestión de los Gobiernos de Cataluña y España, pedimos un incremento de nuestro autogobierno. El encaje de Cataluña y España es un problema estructural que es necesario resolver y la alternativa federalista es la única capaz de articular un sistema institucional equilibrado, en el que Cataluña forme parte de España sin renunciar a su identidad ni a sus proyectos colectivos. El federalismo es un modelo de Estado y de sociedad basado en la libertad, la convivencia, la igualdad, la pluralidad y el respeto. Este pacto de convivencia solo es posible por la vía de la voluntad, el diálogo y el pacto, y no por imposición ni exclusión del otro.

En el debate abierto sobre el modelo territorial y el encaje entre Cataluña y España, en el que algunos defienden la recentralización del Estado y otros la independencia de Cataluña, nuestra apuesta es la de un país con una estructura federal sólida que nos permita conjugar nuestro autogobierno de la forma más amplia posible con nuestro compromiso con España y Europa.

Por ello es necesario un nuevo pacto, un pacto factible que establezca una relación específica y bilateral entre el Gobierno de Cataluña y el Gobierno de España, y que se fomente en la unión en libertad, en la decisión de los catalanes y catalanas de seguir formando parte de España.

Este federalismo que proponemos, y que debería ser ratificado por la ciudadanía, necesita de una reforma constitucional en la que se constitucionalicen los derechos civiles e individuales, en los que hemos avanzado en los últimos años, y se incorporen los siguientes aspectos:

 

El pacto fiscal federal

  • Debe procederse a la revisión urgente del sistema de financiación autonómica y, en el caso de Cataluña, proponemos la negociación de un Pacto Fiscal orientado bajo los siguientes principios:
    • Suficiencia de recursos. Debe determinarse una distribución inicial de los recursos resultantes de las figuras tributarias fundamentales. La definición del sistema no puede partir únicamente, como ha pasado hasta ahora, de las necesidades de gasto a partir de un "status quo" inicial y sin consideración de la capacidad de generación de ingresos, sino que debe partir de los recursos financieros existentes, distribuyéndolos entre Estado y Comunidades Autónomas de acuerdo con una adecuada valoración de las competencias asumidas por cada nivel territorial, evitando subfinanciaciones y sobrefinanciaciones disfuncionales para el conjunto del sistema. 
    • Solidaridad y ordinalidad. Expresar y garantizar la existencia de transferencias en función de elementos de solidaridad y suficiencia, diseñando un sistema transparente y generalmente aceptado, que determine el criterio de equidad aplicable y los medios para conseguirlo, tanto en referencia al nivelamiento de servicios como a las políticas de reequilibrio territorial. Garantizar la justicia en la distribución de los recursos añadiendo a la nueva formulación transparente del principio de solidaridad la del principio de ordinalidad, para impedir que las Comunidades Autónomas más dinámicas pierdan incentivos a seguir creciendo y aportando al conjunto, a través de su dinamismo. 
    • Bilateralidad y multilateralidad. Regular efectivamente los instrumentos de discusión y acuerdo entre Estado y Comunidades Autónomas en este ámbito, reduciendo la posición tan prevalente del Estado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y pasando la aprobación de las reformas por el Senado federal. 
    • Autonomía en la recaudación. Fijar unos elementos de gestión tributaria que garanticen la actuación compartida entre Estado y Comunidades Autónomas en la gestión y recaudación de los impuestos que pagan los ciudadanos y ciudadanas, y en la lucha contra el fraude fiscal, y la atribución ágil, automática e inmediata de los fondos recaudados, elemento esencial de una aplicación efectiva del principio de lealtad institucional. 
    • Corregir las disfuncionalidades resultantes de los sistemas de convenio y concierto. 
    • Valorar la inclusión de la financiación de los entes locales como tercer nivel de la distribución constitucional tributaria o, en caso contrario, incluyendo su financiación en las necesidades autonómicas de gasto y garantizando constitucionalmente un mínimo en respeto a su autonomía. 
  • Proponemos una quita de las deudas de las Comunidades Autónomas dentro del marco legal de la nueva financiación. 

La reforma constitucional federal

Ante la confusión inducida, a un lado y otro, entre el derecho a decidir y la independencia, y frente a la inviabilidad de cualquier consulta que no sea acordada con el Estado, en este programa ponemos el acento en una propuesta concreta, la nuestra.

Defendemos una reforma federal de la Constitución Española y consideramos necesario someter a referéndum esta reforma constitucional, permitiendo que la ciudadanía manifieste  su apoyo o su rechazo a este nuevo acuerdo con una votación. 

Nuestra propuesta de reforma debería servir para acordar, entre otras, las siguientes cuestiones:

  • La transformación del Estado de las Autonomías en un Estado federal.
  • El reconocimiento de las singularidades propias de las naciones históricas, teniendo en cuenta los hechos diferenciales y los derechos históricos ya reconocidos por la Constitución y los Estatutos vigentes (artículo 5 del Estatuto de Autonomía de Cataluña).
  • La definición precisa de las competencias del Estado y la atribución de todas las demás a las Comunidades Autónomas.
  • La incorporación de los derechos sociales como derechos de ciudadanía y la garantía de su ejercicio en condiciones de igualdad.
  • La consideración de temas lingüísticos, educativos y culturales como competencia estricta de las Comunidades con lengua propia.
  • La constitucionalización de un sistema de financiación de las Comunidades Autónomas informado por los principios de solidaridad y ordinalidad (entendido este último como lo hace la STC 31/2010 de 28 de junio en su Fundamento Jurídico 134: “excluyendo la peor condición relativa de quien contribuye con respeto de quien se beneficia"), según los principios que hemos descrito en la propuesta de Pacto Fiscal.
  • La territorialización del sistema de gobierno del poder judicial.
  • La transformación del actual Senado en un Consejo Federal con presencia de los gobiernos autonómicos.
  • La profundización del carácter democrático, participativo y deliberativo de nuestro sistema político e institucional.
  • El reconocimiento constitucional de los gobiernos locales como garantes de la cohesión social, vectores de desarrollo económico y vertebradores del territorio. 

Ficheros adjuntos: